Políticas

Prestar servicios de salud con calidad, seguridad, oportunidad, accesibilidad y pertinencia, mediante talento humano competente, eficiente, comprometido y satisfecho, asegurando el cumplimiento de los requisitos y la mejora continua de los procesos

Prestar una atención en salud con calidad y seguridad basada en procesos, protocolos, guías, recursos humanos, tecnológicos, físicos y financieros que garanticen la prevención, mitigación o eliminación del riesgo, que garanticen la reducción de eventos adversos e incidentes durante la prestación de los servicios de salud.

La Estrategia Instituciones Amigas de la Mujer y la Infancia (IAMI) es una iniciativa propuesta al país por Unicef para motivar a las instituciones de salud a mejorar sus prácticas de atención en salud y nutrición materna e infantil, siguiendo los principios de universalidad, igualdad y no discriminación, participación e inclusión, responsabilidad social y rendición de cuentas.
La Estrategia propone a las instituciones que prestan servicios de atención a gestantes, madres, niñas, niños y adolescentes una metodología, que les permita de manera sistemática autoevaluarse, analizar sus prácticas de atención, realizar un plan de mejoramiento, hacer los ajustes necesarios, ser evaluados por profesionales externos a la institución y finalmente ser acreditados como una Institución Amiga de la Mujer y la Infancia siguiendo sus pilares de integralidad, calidad y continuidad.

Garantizar el acceso efectivo con cobertura integral a los servicios de salud, promoviendo la sostenibilidad del sistema, la transparencia entre los diferentes actores y el uso racional de las tecnologías, en todo el proceso de atención que incluye la promoción, prevención, mantenimiento, tratamiento, rehabilitación y paliación, los cuales se prestaran en una ruta integral de atención dentro del esquema de aseguramiento, operativizando el acceso a los servicios a través de un Modelo de Atención Integral Territorial centrado en las personas, el cual se debe adaptar a los territorios urbanos, rurales y dispersos, y diseñado bajo el enfoque de atención primaria en salud, salud familiar y comunitaria y la Gestión Integral del Riesgo

Prestar servicios de salud con procesos, protocolos, guías, recursos humanos, tecnológicos, físicos y financieros que garanticen la preservación y conservación del medio ambiente.

Reconocer la importancia del capital humano y establece dentro de las prioridades la implementación y mejoramiento continuo del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo (SG. SST) y velar por el cumplimiento de la legislación vigente en materia de Seguridad y Salud en el trabajo, así como la administración efectiva de los riesgos ocupacionales, mediante la identificación, valoración y asignación de los recursos que permitan minimizar las causas de incidentes, accidentes y enfermedades laborales.

La salud mental es un aspecto de la salud integral, inseparable del resto y se refiere no solamente a la ausencia de enfermedades y trastornos mentales, sino también al ejercicio de las potencialidades para la vida personal y la interacción social, que son inherentes a la naturaleza del hombre y condicionan su bienestar.
Una actitud mental equilibrada permite afrontar de manera más eficaz el estrés de la vida cotidiana, realizar un trabajo fructífero y hacer aportaciones positivas a la comunidad. El Programa de Salud Mental de Proinsalud S.A. esta direccionado para dar aplicabilidad y cumplimiento de la normatividad establecida en Salud Mental en el país, el objetivo entonces del presente es ser un agente primordial en la promoción, prevención, atención y rehabilitación de la salud mental, como ejemplo de calidad y servicio a nuestros usuarios.

Establecer las bases contables para el reconocimiento, medición, presentación y revelación de las Cuentas por Cobrar, que representan derechos a favor de PROINSALUD S.A. bajo las NIIF para las PYMES.
Las cuentas por cobrar serán objeto de estimaciones de deterioro cuando exista evidencia objetiva del incumplimiento de los pagos a cargo del deudor. Para el efecto, por lo menos al final del periodo contable, se verificará si existen indicios de deterioro. El deterioro corresponderá al exceso del valor en libros de la cuenta por cobrar con respecto al valor presente de sus flujos de efectivo futuros estimados de la misma. Para el efecto, se utilizará, como factor de descuento la tasa de interés de mercado aplicada a instrumentos similares. El deterioro se reconocerá de forma separada, como un menor valor de la cuenta por cobrar, afectando el gasto del periodo.